miércoles, 10 de marzo de 2010

BARROQUEANDO ANDO

Cambios,
sin cambiantes picardías que permanecen encendidas en lo alto del brocal.

Y si bien no hubiera pozo, ni lugar al que hondear,
no serían esos ojos los que me llevaran al mar,
ni serían las tantas medias de las tintas que me das,
saltando por estas palabras que me voy a naufragar.

Que repican, que ya suenan las campanas de u lugal en el valle en el que nacen ortiga y alcornocal.                                                                                               E.P






                                          
                                                                      

2 comentarios:

monica dijo...

Acabo de descubrir por qué te olvidas los argumentos...
Al leerte me doy cuenta de que te regalas por completo, con piel y todo. Y aunque te disfrazas de aperitivo, nos dejas llenos.
Eres grande!
moni

elenaprieto dijo...

y tú más :))